You need Joomla! 1.7 to run this plugin!

28-05-2017 PEÑA DE LOS ENAMORADOS

Imprimir
Categoría: Senderismo

Antequera está situada entre dos puntos emblemáticos, el Torcal y la Peña de los Enamorados. Y como el domingo pasado subimos al Torcal hoy nos toca ir a la Peña. Somos un grupo reducido los que nos encontramos en el antiguo apeadero. El sol hace rato que ha pintado una mañana cálida de primavera cuando iniciamos nuestro recorrido. Las vías del tren, hoy dormidas hasta que se terminen las obras del AVE, nos guían hasta el puente sobre el Guadalhorce.

Tras cruzarlo nos encaminamos hacia las inmediaciones de una antigua cantera y ya no nos queda otra que subir y subir. Sobre nuestras cabezas las chovas vuelan ruidosas y vemos una cabras trepar fácilmente por las rocas. A nosotros nos cuesta más y subimos trabajosamente por la empinada pendiente entre antiguos acebuches de troncos retorcidos. Nos dirigimos, cada cual por donde mejor le parece, hasta un collado entre la frente y la nariz. Aquí paramos para descansar y tomar un bocado, mientras admiramos la vega de cuadros marrones, verdes y amarillos sobre la que duerme el gigante. Y sin prisa pero sin pausa de nuevo nos ponemos en marcha. A partir de aquí para progresar tenemos que ayudarnos con las manos. Vamos con precaución detrás de nuestro guía que busca las zonas por donde pasar más fácilmente. Poco a poco vamos superando los obstáculos y aunque apenas hay vegetación nos encontramos con una planta de adormidera que no se como ha llegado aquí. Por fin aparece ante nuestra vista el vértice geodésico que marca la máxima altura de la peña 878m. Caminamos unos metros por la cresta y por fin alcanzamos nuestro objetivo. Aunque hay bruma alcanzamos a ver la Sierra del Torcal, la de Mollina, Archidona y, como no, nuestra ciudad. Nos hacemos las fotos de rigor y nos sentamos a descansar mientras nos reímos con los chistes de los compañeros, cuando nos decidimos a ponernos en marcha, aparecen Carlos y Yolanda que hacen honor a lo de “los enamorados” y sellan su amor con un beso antes, no de tirarse, pues su amor no es imposible, sino de iniciar la bajada.

Y volvemos a usar manos y pies y en las ocasiones en las que nos son suficientes, también usamos la técnica del culing, para desandar el camino hasta el collado donde nos espera Mari Carmen que se ha quedado a cuenta de nuestras mochilas. Desandamos parte del camino también empinado y de tierra suelta y nos dirigimos hacia la barbilla por donde vamos a bajar. Queremos encontrar el abrigo de Matacabras para ver unas pinturas rupestres. Caminamos bajo las paredes verticales que forman la barbilla buscando la cueva o alguna grieta que nos sugiera donde pueden estar las pinturas, pero solo vemos vías de escalada, algunas equipadas con escalones de hierro y con pasamanos que parecen bastante difíciles, pero no somos capaces de dar con las pinturas. Así que siguiendo un sendero marcado con hitos volvemos al río, lo cruzamos por una presilla y subiendo bajo una higuera volvemos a la vía férrea y a nuestros coches.

Y para celebrar el cumpleaños de Antonio Fernández nos vamos a Las Huertas del Río, donde nos refrescamos con unas cervezas y ponemos punto y final a una jornada muy divertida.

  • P5280067
  • P5280069
  • P5280071
  • P5280074
  • P5280075
  • P5280076
  • P5280080
  • P5280085
  • P5280088
  • P5280089
  • P5280098
  • P5280099
  • P5280100
  • P5280101
  • P5280102
  • P5280110
  • P5280112
  • P5280114
  • P5280118
  • P5280121
  • P5280122
  • P5280124
  • P5280129
  • P5280132
  • P5280133
  • P5280136
  • P5280140
  • P5280142
  • P5280146
  • P5280149
  • P5280150
  • P5280152
  • P5280153
  • P5280159
  • P5280161
  • P5280163

Envía tus comentarios...

    Copyright 2011 AMIGOS DEL TORCAL.

    Administrador

    Web Artesanos & Lokofilms

    Free Joomla Theme by Hostgator