You need Joomla! 1.7 to run this plugin!

17-06-2018 RÍO HIGUERÓN

Imprimir
Categoría: Senderismo

 Estamos ya en junio y parecía que el calor no quería  llegar, pero como siempre se ha presentado de improviso así que aprovechamos y nos vamos a un río. En esta ocasión vamos a recorrer el Higuerón en Frigiliana. Allí llegamos poco después de las nueve de la mañana,  nada más salir de los coches nos topamos con una churrería, y para qué resistirse, además tenemos que hacer acopio de fuerza para afrontar la aventura del día.

 

Dejamos el pueblo por una cuesta que baja muy empinada, ahora vamos contentos, pero a la vuelta… Un carril que discurre a la sombra de los pinos nos conduce hasta la alberca del Batán, en otras ocasiones nos hemos bañado  aquí, pero hoy no va a poder ser, está totalmente rodeada de una valla. Enseguida llegamos al cauce del río que nos va a servir de guía durante todo el camino. Todavía hay poco agua y los adultos evitamos mojarnos lo pies aunque los peques no dudan en chapotear a las primeras de cambio.  Las adelfas crecen en los márgenes y pintan de color el paisaje con sus flores rosas, mientras vemos recortarse en el azul la sierra en la que sobresale el pico del Cisne. Pasamos por un tramo ancho y pedregoso antes de volver a encontrarnos con el agua y con la parte más divertida. Ya no tenemos excusa y no hay más remedio que mojarse, pero es una gozada ver el agua cristalina y cantarina correr entre las rocas. Los más peques aprovechan cada salto para deslizarse a modo de tobogán y caer al agua entre risas. A medida que el río se encajona nos encontramos con algunos obstáculos en nuestro camino y hay que echar mano de los compañeros para que nos den una ayudita.  Pero la mayor dificultad es una gran roca en medio del cauce, para superarla contamos con una cuerda y más de uno o de una, con un pequeño empujón. El esfuerzo merece la pena, aquí hay una poza algo mayor sobre la que se precipita el agua y forma un yacusi natural. Para poder continuar tenemos que dejar el cauce y trepar por el monte para volver al encuentro del río. Esta es la zona más espectacular, el agua se abre paso entre las paredes verticales hasta llegar a una cueva en la que cae una cortina de agua. Meterse debajo no es nada fácil pues cae con mucha fuerza, pero ya que estamos aquí, ¿quién no se atreve? Tras el masaje bajo el chorro del agua toca desandar el camino y lo que antes hubo que subir ahora hay que bajar, de nuevo la ayuda de los compañeros es necesaria  y una vez que hemos superado los mayores obstáculos hacemos un alto para recargar  energías. Después de la comida volvemos al camino, al final nos espera la cuesta, ahora comprobamos lo realmente empinada que es.  ¡Nos hemos merecido una cerveza! Y allá que nos instalamos en una terraza a saborear del merecido premio y dar por concluida una  jornada en la que nos  hemos divertido y disfrutado de la naturaleza en un paraje incomparable.

  • P6170001
  • P6170002
  • P6170004
  • P6170006
  • P6170008
  • P6170011
  • P6170020
  • P6170025
  • P6170028
  • P6170036
  • P6170044
  • P6170056
  • P6170057
  • P6170063
  • P6170065
  • P6170068
  • P6170073
  • P6170074
  • P6170076
  • P6170077
  • P6170080
  • P6170083
  • P6170085
  • P6170089
  • P6170090
  • P6170094
  • P6170095
  • P6170097
  • P6170104
  • P6170108
  • P6170109
  • P6170111
  • P6170114
  • P6170118

Envía tus comentarios...

    Copyright 2011 AMIGOS DEL TORCAL.

    Administrador

    Web Artesanos & Lokofilms

    Free Joomla Theme by Hostgator