Pico del Convento (25/09/11)

Imprimir
Categoría: Senderismo

A las ocho de la mañana un grupo bastante numeroso de amigos y amigas nos encontramos en nuestro habitual punto de encuentro.

Ha amanecido un día de cielo azul y temperatura agradable. Tras los saludos de rigor nos dirigimos hacia los pantanos del Chorro donde hoy vamos a poner a prueba nuestras botas después del parón estival.

Dejamos los coches junto al restaurante el Oasis y en la presa del pantano del Conde del Guadalhorce vemos algunos peces de gran tamaño que se asoman para desearnos un buen día. El agua parece un espejo en el que se reflejan los montes circundantes y la bonita casa del ingeniero.

Iniciamos el recorrido bajando por unas escaleras que hay detrás del Sillón del Rey a un carril que discurre entre eucaliptos. La temperatura es más bien fresquita pero pronto entramos en calor pues seguimos una senda bastante empinada que sube hasta un camino que bordea el embalse del Gaitanejo. Seguimos el sendero entre pinos hasta llegar a la presa del embalse y nos acercamos para verla impresionante Garganta de los Gaitanes por donde discurre el Caminito del Rey que ahora está cerrado con una puerta metálica. Volvemos al carril para abandonarlo al poco y continuar por una senda que sale a la izquierda. Vamos ascendiendo poco a poco entre romeros, jaras y tomillos y llegamos hasta una plataforma, excelente mirador sobre el valle por el que discurre, dibujando meandros, el río Guadalhorce. Frente a nosotros se alza majestuosa y desafiante la Huma. Tras disfrutar del magnífico paisaje volvemos al camino. Sobre el cielo vemos recortarse la peculiar forma del Pico del Convento hacia donde dirigimos nuestros pasos. Caminando entre romero llegamos a la base del pico que desde aquí está a tiro de piedra. Solo un pequeño esfuerzo más y una pequeña trepada y alcanzamos la cumbre. Una soberbia atalaya desde la que podemos admirar el entorno siempre presidido por la Huma.

La vuelta la vamos a hacer por el cerro del Almorchón. Después de caminar por un cortafuegos y asomarnos a otro balcón natural desde el que podemos observar los pantanos, bajamos por un sendero, que a veces se pierde, hasta llegar a un espacio en el que la roca es la protagonista. A lo largo de miles de años la erosión ha conformado un espectacular paisaje de oquedades y rocas redondeadas. Seguimos una senda que parece tallada en el suelo por el hombre pero José Manuel nos explica que han sido los animales de carga los que a lo largo de cientos de años han dejado sus huellas impresas en la roca. El sendero se interna entre pinos y sale a la carretera. Ya solo nos queda seguirla hasta los coches. Eso sí antes hacemos un alto en el Quiosco donde nos tomamos una reparadora cerveza fresquita. ¡Nos la hemos merecido!

Envía tus comentarios...

    Copyright 2011 AMIGOS DEL TORCAL.

    Administrador

    Web Artesanos & Lokofilms

    Free Joomla Theme by Hostgator