Torcal a la luz de la luna (8-9/10/11)

Imprimir
Categoría: Senderismo

Coincidiendo con la luna llena, tenemos programada una subida nocturna al Torcal.

A las ocho y media de la tarde un grupo bastante numeroso de amig@snos encaminamos hacia El Torcal. Pero parece que los hados se han confabulado y no nos quieren dejar ver el cielo esta noche. Ya desde la carretera vemos como un grueso manto de nubes se derrama por la ladera de la sierra. Pero nosotros no nos desanimamos y con la esperanza de que a lo largo de la noche despeje, dejamos los coches en el aparcamiento, dondehay bastante gente, por lo visto hay anunciada lluvia de estrellas para hoy.

Ya es noche cerrada y la niebla se espesa por momentos y engulle todo a nuestro alrededor. La ruta que decidimos hacer es la amarilla, así no tendremos posibilidad de perdida. Iniciamos la marcha muy animados alumbrando el suelo con nuestras linternas. Hay momentos en que la niebla aclara un poco y podemos ver un paisaje muy distinto al que nos tiene acostumbrados la luz del sol. Las rocas, enormes masas informes, recortan sus negras siluetasen laoscuridad del cielo, mientrasárboles yplantas adquieren formas fantasmagóricas.

Cuando pasamos por el callejón oscuro aparece la lunaA través de las ramas de los árboles se filtra su luz de platailuminando las rocas con un halo casi mágico. Pero enseguida se vuelve a esconder entre las nubes. Solo volverá a aparecer, por un breve momento, cuando estamos en el llano de “la jarra y la botella”.

Caminamos en la oscuridad y entretenidos con la charla, pasamos por el callejón del Tabaco, un lugar idóneo para esconderse tras una roca y gastar alguna broma. Dicen que por aquí todavía quedan algunos ejemplares de hombre lobo. Peroa pesar de todo nos acercamos al “Púlpito” y hay incluso quien se atreve a subir.

Atrás dejamosel Camello, la Proa del Barco y el Adelantado, todos envueltos en un manto oscuro que nos impide verlos. Subimos hastalas ventanillas, quizá desde aquí podamos ve las luces del Pueblecillo o de Málaga, pero nada, la niebla no se quiere ir, parece que ha decidido pasar aquí la noche. Así que bajamos. Cuando miro atrás una hilera de luces brillan en la oscuridad como luciérnagas de colores, son nuestras linternas que bailan al ritmo de nuestros pasos. Y llegamos al aparcamiento donde ya no queda nadie solo la niebla danzando entre los árboles.

En el Nacimientode la Villa montamos el telescopio y hacemos cola para intentar ver la luna más cerca. No es tarea fácil, pero al fin consigo ver los cráteres redondos de nuestra brillante satélite. Y tras una copita de pacharán para entrar en calor, ponemos punto y final a esta insólita ruta en la que la principal invitada solo ha querido hacer acto de presencia al final. 

Envía tus comentarios...

    Copyright 2011 AMIGOS DEL TORCAL.

    Administrador

    Web Artesanos & Lokofilms

    Free Joomla Theme by Hostgator